¡Hasta siempre, Ana!

Ha sido uno de los pilares fundamentales del cole durante los últimos 10 años. Siempre ha estado ahí, primero como profesora, luego como jefa de estudios. Hasta el último momento quiso compaginar su labor con su pasión, dar clase. Esto supuso un gran esfuerzo para ella, pues la jefatura requiere una gran dedicación, pero siempre ha querido estar al lado de los alumnos.

Proyectos como la Semana de la Ciencia, que cada año se repite en el Méjico con numerosos premios de asociaciones científicas por su labor divulgativa. O como la Semana Cultural o el proyecto de intercambio de colegios a nivel nacional ARCE. Todos ellos son fruto de su trabajo.  Su último “hijo” ha sido el programa Erasmus de intercambio con otros colegios a nivel europeo, ahora mismo en pleno funcionamiento. Eso y asumir las labores de dirección mientras Almudena ha estado de baja de maternidad.

Hasta que, en este mes de enero, Ana ha decidido ceder el testigo a la generación siguiente y jubilarse. El pasado día 16, profesores, padres y, sobre todo, alumnos, quisieron celebrar una despedida por todo lo alto. Un acto muy emotivo en el que estuvo acompañada de su familia, donde hubo tarta, un vídeo en el que se plasmó en imágenes su paso por el cole, algún que otro regalo y, sobre todo, mucha emoción. Todos los niños del centro le rindieron su más sentido homenaje, resaltando juntos las cualidades que destacan de Ana y dándole las gracias por su entrega.

Y es que es la palabra más adecuada. Ana, ¡muchísimas gracias por todo lo que has hecho por el Méjico! Esperamos que vengas a vernos siempre que quieras.