Huerto

Taller de cultivos para la captura de dióxido de carbono

En el “Taller de cultivos para la captura de dióxido de carbono”, un grupo de alumnas y alumnos aprendieron un poco de la biología de las plantas y la utilidad que podemos darle para luchar contra la contaminación.
Primero tuvimos una pequeña explicación en la que vimos como, mientras que las personas y animales comemos platos cocinados con diferentes ingredientes, las plantas comen aire, que tiene distintos gases como “ingredientes”. Los niños y niñas también se dieron cuenta de que la fruta está dulce porque tiene azúcar dentro.
En un juego de relevos, nos repartimos en grupos de Raíces, Tronco y Hojas e hicimos una carrera para llevar el agua desde el suelo a las hojas, donde se unía al dióxido de carbono para formar azúcar, que finalmente se convirtió en una rama nueva de nuestro árbol.

En la última parte del taller, aprovechamos los límites de la zona de huerto para plantar semillas de cañuela alta (Festuca Arundinacea), una planta forrajera de crecimiento rápido que capturará dióxido de carbono y lo almacenará en sus tallos y hojas. Con esta pequeña aportación, las niñas y niños del Colegio Méjico ayudan a mejorar la calidad del aire de la ciudad de Madrid.
Este taller fue una iniciativa de la Comisión de Huerto y fue posible gracias a la colaboración de Daniel Bote, padre de una alumna de primero de infantil y trabajador del CSIC. La idea es que los últimos viernes de cada mes se haga un taller dentro del espacio del huerto y vinculado a la horticultura, abierto a todos los padres, madres, hijos e hijas que quieran participar. Si tenéis alguna idea, no dudéis en plantearla a la comisión. Y si queréis participar preparando un taller, estáis invitados.