Fiestas

Carnaval, Carnaval… ¡Carnaval te quiero!

Ayer se celebró la primera fiesta de Carnaval organizada por el AMPA del cole. La comisión de fiestas, con muchísima ilusión, estuvo durante toda la semana ultimando los detalles para que peques y mayores pudiésemos disfrutar este día.

A las 16 de la tarde se abrieron las puertas y rápidamente los niños, con sus disfraces, entraron al cole a jugar con sus compis, esta vez convertidos en dinosaurios, superheroínas, espías soviéticas, princesas, payasos, egipcios, animales, Harry Potter, Hermione… Había disfraces para todos los gustos. No solo los niños y niñas se disfrazaron: un buen número de padres y madres también se animaron.

A partir de las 17, se repartió bizcocho y zumo o manzana para todos los niños y niñas., Menuda cola se formó, ¡cómo se nota que a esa hora ya hay hambre!

97676741-0879-4e58-b4e8-af84384f40ba b

Mientras sonaba la música, algunos bailaban, otros pintaban antifaces y sardinas y otros se acercaron al pintacaras.

La tarde se cerró con un entierro de la sardina improvisado pero donde no faltaron los lloros por la muerte del carnavalesco pez.

Estamos deseando repetir para el año que viene y consolidar esta fiesta tan divertida que estábamos deseando hace muchísimo tiempo. Ha sido la primera vez y sabemos que hay muchas cosas mejorables y que se irán puliendo para próximas ocasiones, siempre con la intención de hacerlo de la mejor manera posible para que todas las familias puedan disfrutar.

Como resumen, dejamos unas palabras de una de las madres organizadoras, que muestran la ilusión con la que se preparan las cosas para que los niños y niñas puedan disfrutar:

“Os estoy muy agradecida porque habéis conseguido que en el Méjico exista la posibilidad del carnaval. Los niños han hecho una obediente fila con una mirada de lo más ilusionada al ver esos brillantes bizcocho y todos podían comer y repetir. El momento “desfile de la Sardina” ha sido buenísimo. La pregunta de una de las niñas más pequeñas de “¿por qué queman a la sardina?” me ha sobrecogido, y el agradecimiento espontáneo de uno de los niños “gracias por el bizcocho gratis” me ha llegado al corazón. El rincón de pintar dibujos y caras, todo un éxito. La mirada de los adultos era como la de los niños. Así que con la experiencia de este año, el año que viene… ¡veréis la que vamos a liar!”